Canal TemasyTEST


Video Curso Oposiciones GRATIS :: La Constitución Española de 1978


Temario Gratis Oposiciones :: Temario Específico Personal de Limpieza Colegios, Ayuntamientos y otras Entidades Públicas | Temas Online TemasyTEST


Temario Gratis Oposiciones :: Temario Específico Personal de Limpieza Colegios, Ayuntamientos y otras Entidades Públicas | Temas Online TemasyTEST


7.1.- Limpieza. Concepto.

 

Bajo la acepción de limpieza entendemos:

 

-          La ausencia de suciedad y

-          El común denominador de procedimientos que hacen posible dicha ausencia.

 

Según el primero de los sentidos la limpieza sería una cualidad predicable de la cosa o cosas a que se refiere. Así un residente podrá decir que no tiene ninguna queja de la limpieza de la habitación que ocupa. De acuerdo con la segunda de las acepciones la limpieza sería el resultado de la actividad llevada a cabo por la limpiadora o la Ayudante de Residencia. El residente no tiene ninguna queja de la limpieza de la habitación que ocupa por que en ella se ha hecho una limpieza correcta.

 

En la limpieza como actividad distinguimos los siguientes elementos:

 

Causal

Suciedad

Medial

Procedimientos a través de los cuales puede eliminarse dicha suciedad (sistemas de limpieza)

Recursivo

Medios de los que se dispone para conseguir lo que se pretende (materiales de limpieza)

Subjetivo

Agente ejecutor del elemento medial que utiliza el elemento recursivo

Teleológico o final

Resultado (eliminación de la suciedad)

 

7.2.- Elemento causal: suciedad

 

La suciedad es la causa de la limpieza y supone la presencia de manchas, impurezas o imperfecciones que alteran el estado ideal de la cosa. Dicha alteración tiene distintas consecuencias:

 

-          En primer lugar podemos decir que estas consecuencias son estéticas. El primer efecto de lo sucio es una sensación de desagrado.

-          En segundo lugar las consecuencias afectan a la esencia de la cosa y a su adecuado funcionamiento. Un electrodoméstico o cualquier otro ingenio mecánico dejan de responder convenientemente en relación directa a la suciedad que acumulan.

-          En tercer lugar  la suciedad degrada el ambiente creando las condiciones para que se produzcan gérmenes que constituyen un riesgo para la salud.

 

En la producción de suciedad intervienen, entre otras,  las siguientes causas:

 

Vegetativas

No requieren la intervención de ningún agente para su aparición. Por ejemplo, la sedimentación de polvo.

Medioambientales

El agente inductor es el medio ambiente y por tanto su aparición es una variable que está en función del mismo. Por ejemplo, la humedad que genera moho.


 

 

Degenerativas

Derivadas del deterioro o de la descomposición de una parte de las que integran la cosa o de una o varias cosas de las que componen una universalidad – universalidad es un conjunto de cosas independientes que se reconocen como una unidad, como un rebaño o una biblioteca -.

Derivadas

La suciedad se produce como resultado de una actividad humana no siendo un fruto querido pero si inevitable de la misma. Por ejemplo la suciedad que se acumula en la vajilla después de las comidas.

Provocadas

Existe un animus sordes que precede a la existencia de la suciedad. Por ejemplo, cuando se arroja una colilla al suelo.

 

Los elementos tangibles que integran la suciedad se conocen como desperdicios, basura o residuos. Tales residuos se clasifican en dos grandes grupos:

 

-          Residuos orgánicos, cuando proceden de un ser vivo y

-          Residuos inorgánicos, cuando carecen de dicha procedencia

 

A su vez dentro de los residuos inorgánicos diferenciamos:

 

-          Biodegradables, cuando puede producirse su descomposición por medios naturales por el transcurso del tiempo

-          No biodegradables. Aquellos que no pueden degradarse o descomponerse de una manera natural por la acción de agentes biológicos.

 

Tanto los residuos orgánicos como los inorgánicos pueden ser, en algún caso, reciclados. Conocemos como reciclaje o reciclamiento el sometimiento de desperdicios o de materiales usados a un proceso que los haga nuevamente utilizables. Los casos más conocidos de reciclaje son el del vidrio y el del papel, pero hay otros – como por ejemplo el de materia orgánica para abono (compos) -.

 

7.3.- Elemento medial: sistemas de limpieza

 

Un sistema de limpieza es un conjunto ordenado de actuaciones tendentes a la eliminación de la suciedad. Tales actuaciones son básicamente seis:

 

-          Arrastre

-          Fricción

-          Aclarado

-          Secado

-          Prelavado y

-          Lavado

 

El arrastre.- El arrastre es la limpieza consistente en eliminar el polvo y la basura. Puede ser de superficies o de mobiliario y enseres.

 

La fricción.- La fricción es la limpieza que se lleva a cabo restregando con un estropajo o una fregona empapados con agua y jabón u otra sustancia. Esta actuación tiene que ver tanto con la limpieza de superficies como con la de maquinaria, útiles de cocina y otros enseres.

 

El aclarado.- El aclarado es la limpieza con agua de algo que está enjabonado

 

El secado.- El secado es la eliminación del líquido o de la humedad. Por ejemplo, utilizo el centrifugado de mi lavadora para conseguir un secado más rápido

 

El prelavado.- Más que una actuación en sí misma el prelavado es una fase integrante del proceso de lavado cuya entidad diferenciada responde al hecho de que no siempre que se realiza el lavado se lleva a cabo el prelavado.

 

El lavado.- El lavado es toda limpieza que se lleve a cabo con agua o con algo líquido.

 

Estas actuaciones se encadenan según el tipo de limpieza que tenga que llevarse a cabo y que es el que va a determinar el sistema o técnica a emplear. Los tipos de limpieza están en función de aquello que deba limpiarse, es decir: el objeto de la limpieza.

 

Tomando en consideración las funciones asignadas al Ayudante de Residencia dicho objeto de la limpieza puede agruparse en las siguientes categorías:

 

-          Superficies

-          Mobiliario y enseres

-          Ropa y lencería

-          Menaje de cocina

 

Superficie.- La superficie puede ser horizontal (suelos) o vertical (paredes).

 

Tipo de superficie

Actuaciones

Horizontal

-          Arrastre

-          Fricción

Vertical

-          Arrastre

-          Fricción

-          Aclarado

-          Secado

 

Mobiliario y enseres.- Dentro de este grupo quedarían comprendidos todos los objetos muebles así como los inmuebles por incorporación (sanitarios, lavabos). Las actuaciones que integran el sistema de limpieza se componen de fricción, aclarado y secado.

 

Ropa y lencería.- La limpieza de estos objetos se lleva a cabo por medios mecánicos (lavadora). Las fases que componen el proceso son el lavado y, en su caso, el prelavado.

 

Menaje de cocina.- Se distingue según se trate entre cubertería, vajilla pequeña y vajilla grande. Las actuaciones son:

 


 

 

 

Tipo de menaje

Actuaciones

Cubertería

-          Fricción

-          Aclarado

-          Secado

Vajilla pequeña

-          Prelavado

-          Lavado

-          Aclarado

Vajilla grande

-          Fricción

-          Aclarado

-          Secado

 

 

7.3.1.- Limpieza del suelo

 

Preparación.- Con carácter previo al comienzo de la limpieza del suelo se procederá a la retirada del mobiliario y enseres que obstaculicen el desarrollo de esta actividad  en aquellos lugares en que esta sea posible. De esta manera conseguiremos espacios más despejados lo que facilitará el desarrollo de la labor.

 

Arrastre.- El objeto de esta actuación es la eliminación de los residuos sólidos que por sus dimensiones y naturaleza puedan ser retirados. Los útiles que se emplean en este proceso son la mopa abrillantadora, el recogedor y la bolsa de basura o galga. La finalidad de esta actuación es dejar el suelo en condiciones para ejecutar después la fricción.

 

Fricción o fregado.- Allí donde el espacio libre lo permita se fregará el suelo con máquina fregadora automática o, como es más común, por procedimientos domésticos mediante fregasuelos o mopa fregadora. En esta actuación se utilizará agua con un detergente alcalino de modo que se puedan eliminar todos los resíduos grasos del suelo.

 

Periodicidad.- Las actuaciones de arrastre y fricción de suelos tendrán lugar una vez al día como mínimo, preferentemente en horario de nula o escasa presencia de otros trabajadores, residentes o público.

 

Con carácter extraordinario, y siempre que así lo aconsejen las circunstancias - según aprecie discrecionalmente la gobernanta, así se lo ordene la Dirección o en este sentido insten otros trabajadores, residentes e incluso el público – podrán repetirse las actuaciones anteriores otra u otras veces al día. Normalmente dicha repetición no tendrá por objeto la totalidad del Centro Residencial si no únicamente determinadas zonas de la misma.

 

7.3.2.- Limpieza de superficies verticales.-

 

De igual manera que las superficies horizontales son prácticamente subsumibles en el concepto de suelo y que dicho suelo es normalmente de terrazo las reglas son relativamente simples. Sin embargo las superficies verticales son de varios tipos. Así podemos diferenciar:

 

-          Paredes pintadas

-          Paredes alicatadas

-          Cristales de ventanas

-          Marcos de ventanas (aluminio o madera)

-          Puertas de madera

-          Puertas metálicas

 

Cada una de estas superficies tiene unas exigencias de limpieza propias y unos problemas de limpieza que le son particulares.

 

Arrastre.-  En estos casos el arrastre tiene que ver con dos cosas:

 

-          La retirada de polvo y

-          La retirada de otros residuos que en su caso pudieran producirse (por ejemplo, una telaraña)

 

Dependiendo del problema de que se trate se usará un tipo de objeto u otro. Por ejemplo el polvo que se acumula en los marcos de ventanas y puertas puede retirarse con un paño seco. Para eliminar una telaraña podemos valernos de una espátula.

 

Fricción.- El objeto de la fricción es la retirada de la grasa y otra suciedad adherida a la superficie. Aquí también los problemas van a ser distintos según el tipo de superficie de que se trate. Por ejemplo no se va a acumular tanta grasa en las paredes de la cocina como en las puertas. Además es conveniente tener en cuenta si la superficie es de cristal o no sucede así. En el primer caso – cristal de las ventanas – la fricción se llevará a cabo suavemente con un limpiacristales. En el segundo – restantes superficies – se procederá a la fricción con un estropajo empapado con agua y detergente desengrasante.

 

Aclarado y Secado.- Procederemos a limpiar con agua las superficies previamente tratadas con limpiacristales y/o detergentes desengrasantes. En algún caso será necesario secar estas superficies con una bayeta para conseguir un acabado óptimo.

 

Periodicidad.- Depende del tipo de superficie de que se trate así como de la ubicación de la misma. Con relación al tipo la limpieza de las ventanas se llevará a cabo cada día, sin embargo la de puertas admite intérvalos de tiempo superiores. Respecto de la ubicación las paredes que más se ensucian como consecuencia de una actividad ordinaria (paredes de la cocina, ejemplo ya citado) deberán limpiarse todos los días mientras que en otros casos dicha limpieza será más espaciada. En cualquier caso se estará a lo dispuesto según los criterios de la gobernanta.

 

7.3.5. Limpieza de menaje de cocina

 

La manipulación de alimentos para su conservación y consumo conlleva la utilización de los mismos, de utensilios, superficies y equipos. Esta utilización supone riesgos pues los restos de alimento son caldo de cultivo para la formación de microorganismos patógenos . De este modo la limpieza del menaje de cocina y de la cocina misma revisten una especial importancia. El problema no es sólo eliminar la suciedad – conseguir que la cocina, el menaje y todo lo relacionado con el consumo de alimentos estén limpios – si no que es además, y fundamentalmente, conseguir que no sean fuente de procesos infecciosos.

 

Llegados a este punto conviene aclarar algunos conceptos directamente relacionados con el tema:

 

Limpieza

La limpieza sin más es la eliminación de la suciedad, pero no se trata toda la suciedad si no sólo de la suciedad aparente.

Desinfección

La desinfección es un resultado incompleto de destrucción de microorganismos (de hecho no elimina las esporas bacterianas). El resultado de este proceso es la reducción de dichos microorganismos a un nivel aceptable para la salud de las personas y para la conservación de los alimentos.

En la desinfección se utiliza un agente químico que se denomina desinfectante. Por ejemplo, antes hemos hablado de detergentes desinfectantes.

Saneamiento

Es un procedimiento que se utiliza para conseguir la desinfección referido a la maquinaria, utensilios y equipo que se utilizan en la industria alimentaria.

El saneador es el agente químico del saneamiento.

Esterilización

La esterilización va más allá de la desinfección pues supone la eliminación total de todos los microorganismos.

 

Lavado de la pequeña cubertería (platos, vasos, cucharas,...)

 

El proceso se inicia con la retirada de restos de alimentos que serán vertidos en los cubos. A la retirada de restos sigue la disposición de la vajilla en el banco de trabajo que se llevará a cabo en la medida de lo posible apilando los platos en grupos homogéneos según las dimensiones y características de los mismos. De dicha pila se irán extrayendo los platos para su enjuagado previo con agua caliente.

 

El lavado puede ser a mano o a máquina mediante el lavaplatos. Este último sistema es el más frecuente. Según se utilice uno u otro sistema las reglas son:

 

Lavado a mano

Es recomendable el uso de un desinfectante añadido al agua de aclarado o un detergente con propiedades desinfectantes (bactericida).

 

Se utilizan dos pilas: la de la izquierda se utiliza en el proceso de lavado y la segunda – o de la derecha – se emplea en el proceso de aclarado -. Dicho aclarado debe ser en caliente y tiene dos finalidades:

 

-          Eliminar de los platos el agua de lavado y

-          Crear las condiciones para un escurrido y secado rápidos de modo que posteriormente no sea necesario secar la cubertería.

 

Lavado a máquina

Es el sistema más comúnmente utilizado, sobre todo en aquellos establecimientos que distribuyen comida a gran escala, como los Centros Residenciales.

 


 

Lavado del restante menaje de cocina

 

En principio las reglas son parecidas a las observadas en el epígrafe anterior, pues en esencia de lo que se trata es de eliminar los restos de comida, lavar, enjuagar y secar estos útiles de modo que estén en óptimas condiciones.

 

En el caso de las ollas existen máquinas que están especialmente diseñadas para el lavado de las mismas y cuya eficacia en la obtención de buenos resultados es indudable. En los utensilios dedicados a la preparación y cocinado debe tenerse en cuenta la importancia que tiene el aclarado final con agua caliente así como el hecho de que deben secarse al aire – no guardados en la estantería de la alacena -.

 

Existen los llamados “grandes recipientes de comida” que se utilizan en determinados casos para el transporte de la comida a las habitaciones que ocupan los residentes cuando los mismos no pueden acudir al comedor. Estos recipientes están sometidos a dos riesgos adicionales:

 

-          Los que se derivan del transporte y

-          Los que nacen de las circunstancias de la persona que los utiliza (normalmente enfermo)

 

Tales riesgos adicionales acentúan la necesidad de proceder a la desinfección – no al mero lavado – de los mismos de modo que se mantengan siempre limpios y libres de bacterias y otros microorganismos patógenos – es decir: nocivos para la salud -.

 

Los procesos a los que se debe someter este tipo de soporte alimentario son los siguientes:

 

-          Liberación total de restos de alimentos

-          Lavado integral en caliente en una solución detergente

-          Aclarado hasta la completa eliminación del agua del lavado

-          Tratado con vapor – cuando no se disponga de medios para el tratamiento con vapor se realizará un aclarado final con lejía -  y

-          Finalmente escurrido.

 

7.3.3. Limpieza de mobiliario y enseres

 

Limpieza de la madera

 

La suciedad de los muebles de madera se elimina con una mezcla de cuatro partes de aguarrás por una de aceite de linaza, y un trapo limpio. Esta mezcla no daña ningún acabado excepto si se trata de ceras que en este caso eliminaría junto con la suciedad acumulada. De vez en cuando es conveniente doblar el paño para cuando la superficie esté limpia. Si el mueble está muy sucio debe usarse en lugar del paño un estropajo con lanilla metálica muy fina. No hay que presionar demasiado y debe trabajarse en el sentido de la veta para no dañar el acabado que hay debajo. Luego repasa con un paño empapado en aguarrás. Después de limpiar hay ocasiones en las que conviene aplicar una capa nueva de cera o laca.

 

Lo anterior es válido en el caso de que la madera no esté pintada o lacada. Si sucede así lo que procede es lavar las piezas de madera con un trapo mojado con agua jabonosa teniendo cuidado de no empapar la superficie, ya que el agua puede meterse en las juntas e hinchar la madera. Por otro lado la goma laca y la laca pierden su brillo original si se empapan de agua y las chapas se levantan si se cuela algo de agua por debajo. Las piezas grandes deben tratarse por zonas, trabajando de abajo arriba para no manchar. Finalmente se aclara la pieza con cuidado con un trapo mojado en agua limpia y luego se seca con una bayeta.

 

Limpieza del tapizado

 

La tapicería debe limpiarse dos o tres veces al año con espuma para tapicería. Antes de llevar a cabo la limpieza debe comprobarse la solidez de los colores. El procedimiento es sencillo:  se moja una zona pequeña y se presiona con una plancha caliente entre dos trozos de tela blanca de algodón. Si no queda rastro de color en el algodón los colores son sólidos y puede lavarse la tela según las reglas antes indicadas. Si el color destiñe el lavado tendrá que hacerse en seco.

 

Fundas lavables

 

Con carácter previo al inicio del proceso de lavado deberán coserse todos los rotos. Si no se recomienda lavarla a máquina deberá hacerse a mano, con delicadeza, en agua tibia y con detergente suave. Una vez lavadas las fundas deberán plancharse mientras se encuentran húmedas, por el revés si la tela es mate y por el derecho si la tela es brillante. La mejor manera de secar las telas con acabados especiales es dejándolas escurrir. Si las fundas son elásticas se pueden lavar a máquina y no necesitan plancharse. Deben comprobarse las recomendaciones de secado antes de usar una secadora de tambor.

 

Cortinas

 

 Hay que limpiar con regularidad las cortinas para que la tela no se gaste demasiado rápido. Probablemente tendrás que lavar en seco las telas gruesas, con forro o con entretelas. Antes de lavar quita ganchos y anillas y sacude el polvo. Si no vas a lavarlas en seco, pon las cortinas a remojar en agua fría con detergente líquido durante diez minutos, luego aclara, lávalas, cuélgalas para que se sequen escurriendo y plancha mientras aún están húmedas.

 

Pantallas de tela

 

Corta la luz, desmonta la pantalla y quita los adornos si no son de colores sólidos. Limpia las telas lavables en agua jabonosa tibia, aclara con agua limpia – también tibia – y deja que se sequen al aire. Las telas que destiñen o no se pueden mojar, deben lavarse en seco.

 

Limpieza de porcelana

 

La vajilla y cristalería de uso diario deben ser lavadas justo después de usarse y secadas antes de guardarse. Si se deja vajilla en remojo debe utilizarse agua fría enjabonada pues el agua caliente tiende a cocer algunos alimentos, tales como la yema de huevo, en la porcelana. Si se dispone de lavavajillas y puede usarse, pon la vajilla en prelavado después de usarla. Para quitar manchas de café o té, deja la vajilla en remojo con agua y jabón durante la noche. La porcelana moderna, aunque sea delicada, suele ser resitente al lavado con máquina, pero debe comprobarse antes o lavar a mano en caso de duda. El calor puede a veces debilitar una reparación, por lo que se debe lavar a mano cualquier pieza pegada (nunca a máquina).

 

Tratamiento de los adornos de porcelana

 

El polvo de la porcelana y de la cerámica deben limpiarse con un plumero ligero. Se se ha concentrado una capa de suciedad, introduce el objeto en un cubo con agua caliente y jabón. Enjuágalo después y sécalo suavemente. Siempre es aconsejable sacar el polvo de los adornos antes de lavarlos, para impedir que la suciedad se meta por las grietas. Usa para ello un pincel de pintura blando o una brocha de afeitar. Las manchas más difíciles pueden limpiarse con un trapo humedecido con agua con bicarbonato. Las marcas de agua dura reaccionan normalmente con vinagre y agua, frotando enérgicamente. Las marcas de suciedad más resistentes requerirán el empleo de un pulidor. Una vez concluido el proceso de limpieza debe abrillantarse con cuidado la pieza limpia con una gamuza.

 

Eliminación de las manchas en la cerámica y la porcelana

 

La cerámica presenta manchas difíciles de limpiar. Hay que poner especial cuidado en tratar bordes manchados de piezas rotas, antes de pegarlos, pues de lo contrario resultará imposible conseguir una unión invisible.

 

La lejía de uso doméstico puede quitar manchas ligeras. Si la lejía se muestra ineficaz puede usarse agua oxigenada. Disuelve una parte del blanqueador con tres de agua, añadiendo unas cuantas gotas de amoníaco. Para ello se deben usar guantes de protección y un delantal. Si se salpica blanqueador en la piel, debe lavarse en el acto con agua fría. Es aconsejable remojar la pieza en agua antes de aplicar el blanqueador. Esto evitará que las manchas queden pegadas en el cuerpo de la cerámica.

 

La cerámica es particularmente absorbente, por lo que se debe poner en remojo la pieza cada vez que se utilice el blanqueador. Usa pinzas para mojar un trozo de algodón en la solución blanqueadora, y aplicalo después sobre las manchas. Déjalo actuar durante varias horas.

 

Cúbrelo luego con un trozo de plástico o ciérralo en una bolsa, ya que esto mantiene el algodón humedecido. Inspecciona la mancha después de un par de horas y repite el proceso de blanqueado hasta que la mancha haya desaparecido por completo. A veces las manchas difíciles requieren algunas semanas por lo que no está de más aumentar la concentración del blanqueador.

 

Como quitar manchas de cal

 

Al utilizar un tiesto de cerámica para poner una planta, el agua dura suele dejar un poso de carbonato de calcio (incrustración de cal) por la acción de la evaporación. Dicho poso se puede eliminar con ácido clorhídrico. Normalmente no es aconsejable esta actuación a los Ayudantes de Residencia por los riesgos que conlleva. En cualquier caso el manejo de ácidos requiere la observancia de dos reglas:

 

a)      Uso de una protección adecuada – guantes y gafas de seguridad – y

b)      Nunca se debe añadir agua al ácido, pues provocaría su ebullición causando graves accidentes. Sólo puede hacerse a la inversa, es decir: añadir ácido al agua.

 

Cómo quitar las sales

 

Las sales presentes en un objeto pueden ir acumulándose en la superficie, causando al final una grieta. Para remediarlo, hay que limpiar las sales del objeto. Si la superficie se está desconchando, debe reforzarla previamente pintándola con una solución a base de agua destilada tibia y polvos de alcohol de polivinilo. Esto fijará la superficie, pero permitiendo que puedan limpiarse las sales. Coloca la pieza en un recipiente de plástico y cúbrelo de agua destilada. No se debe sumergir el  objeto por completo, parte de la superficie debe quedar al descubierto. Cambia el agua diariamente hasta que las sales hayan desaparecido. Para comprobarlo, manten una cucharada de agua destilada sobre una llama hasta que el agua se haya evaporado y comprueba que no queda ningún resto de sal.

 

 

Eliminación de sales domésticas

 

Los remaches de cobre y de hierro utilizados para reforzar reparaciones provocan a menudo manchas alrededor de la superficie reparada. Se pueden aplicar bolitas de algodón empapado en amoníaco para quitar las manchas de cobre; para las manchas de corrosión debe usarse un limpiador de óxido de uso doméstico (ácido fosfórico). Cuando las manchas hayan desaparecido la zona tratada debe lavarse a fondo con agua destilada.

 

Limpieza del cristal

 

Generalmente la cristalería, al igual que la porcelana, puede limpiarse de forma eficaz pero no es tan fácil de reparar. La naturaleza del material hace que la mayor parte de las reparaciones sean demasiado evidentes a simple vista.

 

No ponga nunca la cristalería antigua en un lavavajillas, lávela a mano. Cubra con una esterilla de espuma el fondo de un recipiente de plástico y llénelo con agua jabonosa templada. Lave cada pieza por separado. Añada algunas gotas de amoníaco si el cristal está sucio o muy grasiento.

 

Seque la cristalería con cuidado. Deje escurrir las piezas sobre un trapo de cocina y después abrillántelas con un trapo sin pelusa. El interior de las vasijas se puede secar con un secador de mano. Guarde la cristalería en un lugar seco y ventilado.

 

Como lavar cristal

 

Si no puede lavar los vasos al momento déjelos apoyados en agua jabonosa templada. Cada vaso debe ser lavado individualmente con una escobilla de mango largo, de cepillo blando, en un gran recipiente que esté limpio y lleno de agua enjabonada. Para lavar endiduras de cristal tallado, use un cepillo de dientes viejo, de púas blandas.Aclare bien los vasos en agua caliente (no hirviendo), para conseguir más brillo y colóquelos boca abajo en un escurreplatos o en un trapo limpio doblado. Cuando se hayan escurrido, séquelos a fondo con un trapo de hilo. Las mesas de cristal y las estanterías pueden limpiarse con un trapo mojado en alcohol metílico.

 

El cristal con monturas o partes metálicas no debe sumergirse en agua. Límpielo con trozos de algodón húmedo, manteniendo el metal en seco.

 

Eliminación de manchas del cristal

 

Llene una pieza de cristal empañada o manchada con agua y dos cucharaditas de amoníaco, dejándola así durante la noche, para después aclarar y limpiarla. Un vaso muy manchado puede limpiarse dejándolo en remojo en una solución de una taza de sosa caústica y dos litros de agua caliente, pero aclare muy bien el vaso después. Para quitar marcas de agua dura en los vasos, remójelos en una solución de agua destilada o de vinagre y agua. No trate nunca de quitar manchas con herramientas o sustancias de limpieza abrasivas.

 

El alcohol deja a menudo manchas oscuras en la cristalería. Las garrafas son las víctimas más comunes, especialmente si han sido guardadas con tapón. Las manchas son aún peores si el agua dura ha dejado depósitos de carbonato de calcio, de muy difícil limpieza. Desafortunadamente no podrá quitar todas las manchas completamente, pero un tratamiento con ácido es a veces eficaz. Para quitar las manchas de alcohol del interior de las garrafas, llénelas hasta la mitad con vinagre y sal de cocina, añada después media taza de arroz crudo o de arena y remuevalo. Aclárelo bien con agua y déjela escurrir. Las manchas en mesas de cristal o en estanterias pueden frotarse con un trapo mojado en alcohol metílico.

 

Limpieza de metales

 

Cuando limpie piezas de metal, apóyelas siempre sobre trapos suaves, ya que si apoya un metal blando directamente sobre la mesa podría dañarlo. Tenga especial cuidado al limpiar objetos compuestos de metales mezclados, ya que los limpiadores de metal podrían dañar las otras sustancias y al lavar o sumergir la pieza puede disolver algún pegamento con el que estén adheridas al metal. Los cuchillos con mangos de marfil o incrustaciones no deben dejarse en remojo con agua caliente.

 

Debe lavar la cubertería de uso diario con agua caliente y jabón tan pronto como sea posible después de usarla, ya que los restos de comida o la misma solución pueden provocar manchas o picaduras. Para quitar los olores de pescado en objetos de plata es conveniente añadir al agua de enjuagado una cucharada de mostaza. Remoje las ollas y las paelleras previamente con abundante agua, para quitar los restos de comida, y después lávelas con agua caliente y jabón, evitando rayarlas. Déjelas después escurrir y séquelas con cuidado.


 

 

Metal

Características

Limpieza

Bronce

Aleación de cobre y estaño que envejece adquiriendo un tono marrón oscuro. Es un metal de fundición ideal, por lo que suele utilizarse para ornamentos y en la decoración de puertas.

No use nunca abrasivos o pulidores de metal; lave la pieza simplemente con agua caliente y jabón y séquela cuidadosamente. El bronce expuesto como decoración exterior puede ser protegido con una fina capa de cera de pulir.

 

Cobre

El cobre pulido tiene un tono marrón rojizo, pero cuando se deslustra adquiere un tono marrón oscuro. Se utiliza a menudo para hacer teteras, jarras y paelleras, que luego se recubren en su interior para prevenir la intoxicación por cobre. El cobre es un buen conductor del calor, por lo que se utiliza a menudo en la parte inferior de las paelleras de acero de buena calidad.

El cobre, al corroerse, pasa de un color marrón rojizo a uno marrón grisáceo, produciendo por lo general, grandes manchas de verdete. El cobre se limpia y pule como el latón, pero procure evitar métodos demasiado extremados, ya que podrían afectar a la patina. Los baños químicos son bastante seguros, pero a menos que la corrosión sea muy persistente, evite usar los estropajos de lanilla metálica. Utilice en su lugar un trapo áspero para aplicar una solución de sal y vinagre, puliéndolo finalmente con un trapo suave.

 

Cromados

El cromo es un recubrimiento de base metálica. Cuando está pulido tiene un aspecto muy brillante y blanco. El baño de cromo es extremadamente resistente y se suele utilizar como capa protectora para todo tipo de objetos

Use un cepillo blando y agua caliente con jabón para extraer la grasa y la suciedad de las superficies cromadas. Si existe una ligera decoloración, aplique unas gotas de amoníaco al agua. No use abrasivos ya que destruirían la fina capa del baño de cromo. Enjuague y seque el metal, usando después una crema para pulir cromados para sacarle brillo.

 


 

 

Metal

Características

Limpieza

Acero

Aleación muy dura de hierro y carbono, capaz de producir bordes muy afilados, por lo que su uso es común en herramientas y armas. Hoy se usa el acero inoxidable para la fabricación de cuchillos, paelleras y cubertería.

El hierro y el acero se corroen con facilidad por efecto del aire húmedo, formando una capa de óxido. Si persiste, el metal quedará picado y terminará deteriorándose el objeto. Para combatir la oxidación, sumerja las piezas en parafina durante varias horas y después frote el óxido reblandecido con un estropajo de lanilla de acero. En los objetos más oxidados use un desoxidante comercial. Las partes decorativas pueden protegerse con una capa de pulimento de cera, aceite, laca o – como es más frecuente – una imprimación y pintura.

Hierro

El hierro se suele encontrar en dos formas: forjado y colado. El forjado suele repujarse en decoración bidimensional y las piezas individuales van forjadas formando un entramado. Los objetos de hierro colado están hechos en molde y suelen ser una sólo pieza o varias piezas atornilladas. Son completamente tridimensionales. El hierro colado es quebradizo y cuando se rompe presenta un interior gris y de textura rugosa. Ambos tipos de hierro se usan para la producción de objetos decorativos pero resistentes, tales como chimeneas o muebles de jardín.

Latón

Aleación amarillenta de tipo común de cobre y cinc. Es fácil de identificar a menos que esté muy deslustrado, adquiriendo entonces un tono marrón o verde oscuro. Se utiliza en una amplia gama de objetos, tanto prácticos como decorativos.

A menos que una pieza haya sido lacada, el solo hecho de lavarla no quitará la corrosión; necesitará un pulidor de metal para dar lustre. Si el producto comercial no es eficiente, mezcle una cucharada rasa de sal de cocina y una de vinagre con ¼ de litro de agua caliente, y use un estropajo de lanilla metálica finísima para frotar el latón. No se debe frotar enérgicamente, ya que la solución ya disuelve la corrosión. Cuando la pieza esté limpia de corrosión, lávela con agua caliente y jabón y luego aplique un pulidor. Para tratar el latón muy corroído, con muestras de verdete, sumérjalo en un baño o utilice un desoxidante comercial.

 


 

 

Metal

Características

Limpieza

Peltre

Aleación de cinc, pero a veces su composición cambia usándose una aleación de plomo, cobre, antimonio y bismuto. Normalmente tiene una pátina grisácea, con un ligero brillo. Se ha usado durante siglos para la fabricación de objetos de mesa, sobre todo jarras.

El peltre adquiere con el paso del tiempo un tono grisáceo bastante atractivo, pero si prefiere pulirlo con un pulidor de metales puede conseguir un aspecto plateado. No se debe guardar cerca de madera de roble, ya que ésta desprende un ácido que ataca este metal.

Plata

Puede ser sólida o chapada. Al igual que el oro, es también un metal blando, que se mezcla con otros metales para formar una aleación resistente. La cantidad de plata en la aleación viene indicada en la marca de plata. Con ella se hacen muchos objetos de uso domésticos tales como cubertería, bandejas y candelabros.

La plata se deslustra fácilmente por la exposición al aire, formando una capa marrón o purpúrea. El deslustre se acelera en condiciones húmedas o saladas. Lave la plata cada vez que se use y antes de pulirla, ya que incluso diminutos granos de arena pueden rayar el metal. Lave los objetos de plata por separado, en agua caliente enjabonada, usando un trapo suave para frotar el metal. Enjuáguelos en agua limpia y caliente y séquelos a fondo para evitar manchas. Si se pulen a fondo con un trapo suave se consigue un brillo profundo, pero si la pieza estaba deslustrada necesitará un líquido pulidor de metales.

 

7.3.4. Limpieza de tejidos (ropa y lencería)

 

Dentro de lo que es la limpieza de tejidos (ropa y lencería) diferenciamos entre una limpieza incidental – que viene causada por la producción de un percance (una mancha) – de lo que podríamos llamar una limpieza ordinaria.

 

7.3.4.1. Limpieza incidental

 

El criterio fundamental que tomamos como punto de referencia es el de si la mancha es soluble o no es soluble en agua.

 

 

Eliminación de manchas solubles en agua

 

Deberá poner en remojo inmediatamente todas las telas lavables, exceptuando la lana, la seda y las que puedan desteñir, en una solución del quitamanchas recomendado. Para quitar manchas recientes en telas de colores sólidos extienda la tela sobre el fregadero, espolvoree detergente en polvo o quitamanchas, vierta agua hirviendo por encima y aclare. Si la mancha no se va, frote con la solución quitamanchas, aclare y lave. En el caso de telas no lavables, tense la tela sobre la boca de un jarro y pase agua fría a través de la mancha. Si ésta no se va, ponga un paño absorbente por debajo y frote la mancha con otro paño empapado en la solución quitamanchas.

 

Mancha

Eliminación

Cerveza

Use detergente o jabón. Para manchas secas, añada una copa de licor de vinagre blanco a 600 ml de agua.

Sangre

Moje las manchas recientes en agua fría, nunca en caliente, ya que eso fija la mancha. Para manchas secas, empape en agua salada (1/2 cucharita de sal por 600 ml. de agua), use detergente biológico o espuma seca de tapicería

Café, té y chocolate

Use una solución de bórax o agua oxigenada, o bien espuma seca para tapicerías. Si las manchas están secas deberán ablandarse con glicerina.

Jugo de frutas y mermelada

Sobre manteles blancos, vierta sal en la mancha fresca para impedir que se extienda, luego aclare con agua hirviendo. También puede usar una solución de bórax, de agua oxigenada o espuma seca para tapicerías

Tinta

Aclare en agua fría y lave la mancha

Zumo de limón

Use solución de borax y lave la mancha

Moho

Cepille primero, luego lave con espuma seca para tapicerías

Leche

Aclare las manchas frescas con agua tibia. Si la mancha está seca, use solución de bórax o espuma seca para tapicerías.

Nicotina

Como alternativa a la limpieza en seco, intente con detergente o una solución de agua oxigenada.

Refrescos

Aclare con agua hirviendo antes de lavar

Hollín

Sobre telas lavables y alfombras, pase el aspirador y use detergente o jabón antes de lavar en seco.

Orina

Use detergente biológico o espuma para tapicerías, añadiendo una copa de licor de vinagre blanco en 600 ml de agua al detergente.

Vómito y heces

Si es necesario use primero un absorbente, luego detergente biológico, solución de bórax o espuma para tapicerías.

Agua

Las manchas de gotas de agua sobre fieltro, terciopelo o tafetán se pueden quitar poniendo la tela frente a un chorro de vapor, aunque no demasiado cerca. Las marcas de agua alcalina o agua de mesa, se quitan frotando con una cucharadita de vinagre blanco en 600 ml. de agua tibia.

 

Cómo quitar las manchas solubles en disolventes

 

Las manchas que no se quitan con agua o que están en telas no lavables, han de limpiarse en seco, pero pruébelo antes en una esquina de la tela que no quede a la vista. Siga cuidadosamente las instrucciones y espere 15 minutos para comprobar que no destiñe la tela. Para tratar una mancha, ponga unos pañuelos de papel o un poco de algodón debajo de la tela, y aplique el producto de limpieza por el derecho de la tela con un algodón. No moje demasiado la tela, y vaya desde adentro, para que no se extienda. Cambie los algodones a menudo y enjuague después de cada aplicación. Cuando haya desaparecido la mancha, lave o limpie en seco la tela.


 

 

Mancha

Eliminación

Adhesivos

Transparentes y de contacto

Use acetona, acetato de amilo o quitaesmaltes de uñas no oleoso hasta que desaparezca la mancha. Luego limpie en seco.

Latex y cola de modelista

Quite lo que pueda con una espátula y luego limpie en seco.

Epoxi

No se puede quitar una vez que ha endurecido. Antes de que eso ocurra intente con acetona, acetato de amilo o gasolina.

Bolígrafo y rotuladores

Use alcohol desnaturalizado y limpie en seco.

Cera de velas

Rasque con una hoja roma para quitar toda la que pueda. Ponga tela o papel absorbente ligeramente húmedos por encima (y si es posible por debajo) de la tela y pase rápìdamente una plancha caliente. Repita hasta que se haya absorbido toda la cera. Sobre muebles, enfrie con un cubito de hielo y luego rasque. También puede limpiarse en seco.

Chiclé

Enfríe con un cubito de hielo para endurecerlo y rasque antes de limpiar en seco.

Crema y helados

Limpie en seco. En telas lavables, pruebe antes con detergente biológico o solución de bórax

Salsas

Si contienen grasas, limpie en seco

Grasa

Quite toda la que pueda con un papel absorbente antes de limpiar en seco.

Mostaza

En telas no lavables, use alcohol desnaturalizado o limpie en seco. Ablande las manchas viejas con glicerina, aclare con agua tibia y seque antes de limpiar en seco.

Esmalte de uñas

Use acetona, acetato de amilo o quitaesmaltes no oleoso

Nicotina

Use aceite de eucalipto o alcohol desnaturalizado

Aceite y parafina

Absorba lo que pueda con papel absorbente y limpie en seco. Para aceite de motor o bicicleta, intente usar aceite de eucalipto

Pintura y barniz

Para pinturas al óleo y esmaltes, use disolvente universal o aguarrás. Para pintura de celulosa, acetato de amilo o acetona. La pintura plástica fresca se puede lavar con agua fría. En general las manchas secas no se pueden quitar, pero puede intentarse con alcohol desnaturalizado.


Visitas Hoy.: 3685 :: (6664 Visitas Previstas) :: Total visitas desde 01/04/2009.: 38870221

Aviso Legal :: Reglas de Participacion :: Politica de consentimiento de usuarios